Desempaquetado olla a presión rápida Kuhn Rikon Duromatic Supreme de 3,5 litros

Escrito por picodotdev el , actualizado el .
Enlace permanente Comentarios

Las ollas rápidas permiten cocina además de en poco tiempo fácilmente. Son fáciles de usar y una buena con sus recambios dura muchos años. Al igual que con otros productos que voy comprando para mi uso en este artículo hago un resumen de las opciones que he evaluado, que he tenido en cuenta desde la capacidad hasta los recambios y finalmente el desempaquetado de la Kuhn Rikon modelo Duromatic Supreme que he adquirido.

De las cosas básicas en una cocina una es la olla rápida a presión, permite cocinar en muy poco tiempo y ahorrar dinero en energía que sin utilizarlas, son sencillas de utilizar y de limpiar. Hay multitud de modelos con diferentes características, precios y capacidades.

Necesitaba comprar una y he evaluado varios modelos, finalmente eligiendo una olla de la que se considera la gama alta, al menos por precio. Lo primero que he tenido que decidir ha sido la capacidad adecuada para mi caso, también la facilidad de encontrar repuestos, facilidad de limpieza y durabilidad. Una olla buena dura perfectamente varios lustros y alguna década tratándola con un poco de cuidado.

Elegir la capacidad según número de platos o personas

Lo primero que hay que decidir al comprar una olla es la capacidad más adecuada para el uso que se va a dar. Los modelos más pequeños están entre 2,5 litros, 3,5 litros y 4 litros, suficientes para 1 persona hasta 4 personas. Los modelos grandes alcanzan los 6, 8 y 10 litros para una familia grande. También hay conjuntos de ollas que tienen dos cuerpos de olla de diferentes capacidades en las que la misma tapa sirve para las dos utilizando la de capacidad más adecuada según la ocasión.

Una olla pequeña permite alcanzar presión más rápidamente y cocinar gastando menos energía lo que también ahorra a lo largo del tiempo algo de dinero en la factura de luz o gas. Hay que tener en cuenta que las ollas por seguridad solo permite cocinar hasta su límite máximo, que normalmente es 2/3 de la capacidad indicada. Por lo que si de forma ocasional se necesita es mejor adquirir una olla un poco más grande con una capacidad suficiente para ese límite de uso. Una olla de mayor capacidad permite cocinar para menos personas de su capacidad máxima pero una olla pequeña no permite cocinar para más personas de su límite indicado, aún así tampoco tiene sentido utilizar una olla de 6 litros para una persona.

Mi forma de calcular la capacidad ha sido tener en cuenta el número de platos que normalmente voy a cocinar, la capacidad de un plato hondo tiene una capacidad que es de entre 650 ml y 800 ml y que una olla solo se debe llenar hasta 2/3 de su capacidad total. Según lo anterior he intentado estimar los platos que puedo hacer según la capacidad de la olla, es probalbe que no sea muy exacto ya que la medida de los platos que he tomado no es muy exacta. Si he medido que cuatro platos ondos llenados casi hasta el borde exterior al máximo de agua y vertida en la olla llegan al límite de 2/3 así que el límite máximo pueden ser 4 platos.

  • Capacidad 2,5 litros: 2500 ml / 3 * 2 / 650 ml/plato = 2,5 platos máximo
  • Capacidad 2,5 litros: 2500 ml / 3 * 2 / 800 ml/plato = 2 platos máximo
  • Capacidad 3,5 litros: 3500 ml / 3 * 2 / 650 ml/plato = 3,5 platos máximo
  • Capacidad 3,5 litros: 3500 ml / 3 * 2 / 800 ml/plato = 3 platos máximo

Mi uso habitual es poner la olla un día haciendo comida para entre dos o tres platos como máximo, con lo que la capacidad adecuada para mi sería una de 2,5 litros pero estaría en el límite de lo que necesito y las veces que he hecho comida en una olla de esta capacidad siempre la he llenado al máximo, con lo que al final he adquirido una de 3,5 litros que quizá me quede algo grande en su límite superior pero me permite cocinar para más platos si necesitase en algún momento que guardaré en varios tuppers para otros días. También hay algunos modelos de 3 litros que probablemente hubiese elegido si me hubiesen parecido la mejor opción.

Para hacerme una idea aproximada de las dimensiones de la olla he hecho con unos folios el cuerpo de la olla, doblándolos y pegándolos con celo ajustando a un diámetro de 20 centímetros y una altura aproximada de 18 centímetros que es la que se indicaba en el paquete de la olla, aunque finalmente tiene menos altura de la que se indicaba para el paquete en la descripción del producto.

Opciones que he evaluado

Modelos hay muchos, de diferentes capacidades y de precios. Los modelos de entrada están entre 50 € y los modelos de la gama que se considera la superior está entre 130 € o hasta 200 € según capacidad. Pero el precio no lo he considerado algo determinante sabiendo que una olla perfectamente puede durar toda la vida si sale buena. Los modelos de entrada son perfectamente válidos pero en algunos detalles como los materiales se nota la diferencia con los modelos de gama alta.

Un punto importante que he considerado ha sido el poder encontrar repuestos y el precio de los mismos. A lo largo de la vida útil de una olla un elemento que hay que cambiar cada dos años aproximadamente es la goma que permite que coja presión, es importante que esté en buenas condiciones ya que o hace que no coja presión o suponga un riesgo de seguridad, no poder encontrar repuestos hace que la olla perfectamente válida quede inservible y haya que comprar otra. Por otro lado si los repuestos son caros hace que el precio a lo largo de su vida se incremente sensiblemente. En ambos casos lo barato puede salir más caro.

He elegido un modelo de una marca conocida y que habitualmente es fácil encontrar en comercios habituales como El Corte Inglés y Amazon junto con sus repuestos.

También hay que tener el cuenta el diámetro de la olla y de los fuegos de la vitrocerámica o placa de inducción, sabiendo que en la base de la parte inferior que entra en contacto con el calor es algo menor que el diámetro de sus especificaciones.

Mis opciones preferentes han estado entre las marcas Fissler, WMF y Kuhn Rikon, son modelos considerados de la gama alta, todos con precios de venta similares.

He visto algún modelo más económico como Elo Praktika Xs, Alza Space y Bra Vitesse.

Mi madre tenía una Fissler y le ha durado mucho tiempo aunque permite elegir la presión que no tiene otros modelos finalmente la he descartado porque el modelo nuevo Fissler Vitavit Comfort para la válvula tiene una membrana de silicona en vez de ser completamente de metal como el anterior, esto hace que tenga otro elemento que posiblemente necesita repuesto y puede que frágil, además la válvula es algo más difícil de limpiar por la pieza de metal que tiene en ella.

La WMF Perfect Plus también utiliza una membrana para la válvula y no permite seleccionar la presión de trabajo. Quizá hubiese elegido una WMF porque hay algún modelo con 3 litros de capacidad, sin embargo sus repuestos los he visto algo más caros, y por lo de la membrana de la válvula al final la que más me ha convencido es una Kuhn Rikon Duromatic Supreme. Todas tenían un precio alrededor de 130 €.

Modelo que he elegido, Kuhn Rikon Duromatic Supreme 3,5 litros

De Kuhn Rikon hay varias gamas, en unas varía algo el aspecto estético o en el aspecto funcional al tener asas o mango pero todas son muy similares con su aspecto acampanado en la parte superior. He elegido una Kuhn Rikon Duromatic Supreme de 3,5 litros, esta gama tiene capacidades en capacidades de 2,5, 3,5, 4, 5, 6, y 8 litros.

Sus dimensiones son bastante compactas y es más pequeña de lo que pensaba habiendo visto una Fissler de 2,5 litros pero de 18 cm de diámetro:

  • Diámetro del cuerpo de 20 cm.
  • Base en contacto con el fuego de 17 cm de diámetro.
  • Altura de 12 cm sin la tapa puesta
  • Altura de 17 cm con la tapa puesta.
  • La tapa desde el mango tiene una longitud de 36,5 cm.

El contenido de la caja es:

  • Cuerpo de la olla de 20 cm de diámetro y 3,5 litros.
  • Tapa de la olla de 20 cm con válvulas de seguridad y embellecedor de la tapa.
  • Goma de la olla.
  • Bandeja para cocinar al vapor.
  • Manual de instrucciones.

Tiene marcas interior sobre el metal con lo que no desaparecerá con el lavado ni uso del límite máximo de 2/3 y de 1/2 en caso de alimentos que al cocerlos se expanden ocupando un volumen mayor. Los mangos de baquelita son del material típico empleado en las ollas.

El sistema de cierre es automático, el bulón de la tapa se retrae cuando la tapa está correctamente cerrada, haciendo que la goma se fije al perímetro exterior y la olla sea capaz de adquirir presión. Una vez la olla ha adquirido algo de presión la tapa no puede ser abierta con un empleo normal de fuerza.

Su sistema de liberación de presión no es el habitual que está en el mango sino que hay que presionar la válvula indicadora de la presión hacia abajo, el embellecedor de la válvula hace que el vapor se libere de forma segura sin riesgo de quemarse. Este embellecedor o tapa de plástico no es imprescindible para su funcionamiento pero si para liberar la presión que hace que se expulse el vapor con más seguridad. Algunos usuarios comentan algo de fragilidad de esta tapa con lo que la quitarla y ponerla es conveniente hacerlo con cuidado para evitar romper alguna de las patas de plástico que le permiten ajustarse a la válvula.

Algunas cosas a tener en cuenta es que la goma esté bien ajustada a la tapa antes de cerrarla, otra es diluir la sal en el al agua para evitar la corrosión que se produce si se queda adherida al fondo, en caso contrario esto puede provocar algún defecto estético que no afecta al funcionamiento pero afecta a su aspecto. Otra cosa es no meter la goma en el lavavajillas porque se degrada en menos tiempo, es mejor lavarla a mano y de vez en cuando darle un poco de aceite de cocinar.

Caja olla

Cuperpo olla, tapa y elementos

Manual

Repuestos para ollas Kuhn Rikon

A lo largo de la vida de la olla hay que sumarle los repuestos que necesite. Cambiar la goma es necesario cada unos dos años dependiendo de su uso ya que con el paso del tiempo van perdiendo sus propiedades de flexibilidad y en algún momento hacen que la olla gotee algo de agua por los bordes o no coja presión impidiendo su correcto funcionamiento.

Dado que las Kuhn Rikon son modelos fáciles de encontrar a la venta por ser una marca reconocida, se venden en El Corte Inglés y también pueden encontrarse en Amazon además de las gomas, la tapa embellecedora y protector de vapor al realizar la pérdida rápida de presión, la cápsula de la válvula o la válvula completa.

Encontrar repuestos hace que no sea necesario comprar una nueva olla que salvo la pieza estropeada seguiría funcionando perfectamente. Los repuestos de las Fissler son algo más caros.

Primer uso

En el primer uso he comprobado que su funcionamiento es muy sencillo, no emite apenas ruido y salvo algo muy puntual no emite nada de agua ni vapor. En 9 minutos coge presión y una vez la primera anilla roja o la segunda según la comida aparece basta con dejarla el tiempo indicado en el manual para que el alimento quede cocinado. Una vez pasado el tiempo hay que apagar el fuego y apartarla, para que baje la presión se puede dejar a que de forma natural o presionando el émbolo indicador de presión para hacer una despresurización rápida.

La mayor duda que tenía era sobre la capcidad de la olla, si los 3,5 litros se me quedarían grandes o pequeños. Para mi caso creo que he acertado con el tamaño, posiblemente la de 2,5 litros me hubiese quedado pequeña, la de 3,5 me permitirá hacer comida para desde 2 platos hasta 4 sin problemas que era lo que quería.

La limpieza de la olla también es muy sencilla a mano, no tiene ningua parte donde especialmente puedan quedarse restos de suciedad. Lo único que hay que tener en cuenta es que no es apta para el lavavajillas.

Primer uso, con unas alubias

Recipientes para transportar comida

Si comes en el trabajo es necesario utilizar también unos contenedores para llevar la comida, además de la olla he comprado unos recipientes. Mis requisitos en este caso era que fueran de cristal ya que son más fáciles de limpiar, no adquieren olores ni con el paso del tiempo color sobre todo con el tomate de unos espaguetis. El otro aspecto que buscaba era que el cierre fuese con bisagra y no una fina pieza de plástico que con la acción continuada de abrir y cerrar al final se termina rompiendo. El último aspecto que buscaba era que fuesen rectangulares para que entrasen bien en una mochila.

Teniendo en cuenta las propiedades que deseaba, opté por un conjunto de recipientes de 840 ml que una vez recibidos dan la sensación de buena calidad, la tapa se ajusta a la perfección para cerrar herméticamente el contenido, la junta y las asas de cierre de la tapa se puede desmontar y se pueden lavar tanto el cuerpo de cristal como la tapa de plástico en el lavavajillas.

Los tuppers de 840 ml tiene unas dimensiones de 18,5 cm de largo, 12 cm de ancho y 6 cm de alto.

Recipientes de comida

840 ml es el equivalente de la capacidad de un plato hondo pero puede quedarse pequeño, en ese caso unos recipientes de 1040 ml es otra opción, la comida tendrá más espacio.

Otros complementos

Un complemento a una olla exprés son los robots de cocina que permiten realizar algunas recetas y elaboraciones adicionales como salsas, cremas y sofritos, la diferencia está en que suelen tener una capacidad de mayor de 5 litros y ser sensiblemente más caros al menos los modelos de gama alta. Son un complemento porque hasta donde he visto estos aparatos no hacen la función de una olla rápida, no trabajan con presión.

Por supuesto otros elementos indispensables son las típicas sartenes de diferentes tamaños. Hace ya tiempo compre un conjunto de sartenes de la marca BRA con las que estoy muy contento con su calidad.

Por el momento creo que para las comidas que suelo hacer con la olla y las sartenes además de las típicas cacerolas bajas tengo más que suficiente.

Comparte el artículo: