Sobre el anuncio de Shuttleworth de abandonar Unity y Mir y volver a GNOME en Ubuntu

Publicado por pico.dev el , actualizado el .
blog-stack gnu-linux opinion planeta-codigo planeta-linux
Comentarios

Ubuntu
Canonical

Hace unas semanas el fundador de Ubuntu, Mark Shuttleworth, una de las distribuciones más populares de GNU/Linux publicaba que abandona dos de sus proyectos más conocidos, la interfaz Unity y el servidor gráfico Mir. Uno de ellos la interfaz Unity en favor de GNOME que se materializará en la siguiente versión de Ubuntu, la 17.10 o 18.04 LTS. Al mismo tiempo daba a conocer que abandonaba el desarrollo de su servidor gráfico Mir en favor de su alternativa y más aceptada en la comunidad Wayland.

El abandono de un proyecto no es nada nuevo en el software libre o en el software a secas, unos tienen éxito y otros perecen y volverá a pasar en el futuro. En cualquier caso queda claro que Ubuntu, Canonical o Shuttleworth no han tenido éxito para continuar y finalizar el desarrollo de Mir, un motivo porque su desarrollo requiere gran esfuerzo en desarrolladores dedicados y también económicamente que no le deben sobrar. Tampoco ha sido un proyecto aceptado por la comunidad, finalmente el vencedor a sido GNOME y Wayland más apoyados por RedHat empresa con gran éxito a nivel empresarial, al igual que pasó con el sistema de inicio Upstart abandonado en favor de systemd y en el futuro quien sabe si pasará algo parecido con la forma de distribuir software con snaps y su equivalente Flatpak. Tampoco, lo que no ha conseguido Shuttleworth es tener el apoyo de la comunidad e incluir en sus desarrollos al resto de empresas del mundo del software libre como RedHat.

Creo que Shuttleworth tiene razón para apostar por la convergencia ya que coincido en que la convergencia será la siguiente disrupción tecnológica y la empresa que primero consiga implementarla con éxito tendrá una ventaja sobre el resto y estará en la mejor posición para dominar el mercado tecnológico durante la siguiente década. La que llegue tarde corre peligro de perder gran parte de su relevancia o incluso desaparecer del primer plano como le sucedió a Nokia con la llegada de los smartphones por parte de Apple o con la llegada tardía de Microsoft con su sistema operativo para estos dispositivos sin éxito y con una cuota de mercado mínima. Parece que Microsoft está bien posicionada en este caso para la convergencia y ya se están publicando algunos artículos indicando que los procesadores basados en ARM como es el Snapdragon 835 serán capaces de ejecutar Windows 10 y programas x86 vía emulación con un rendimiento satisfactorio, en el momento que esto se comercialice incluso el dominio de Intel en el mercado de procesadores puede verse amenazado.

La apuesta de Unity en Ubuntu como entorno de escritorio por defecto no ha sido bien acogido por sus usuarios y una buena cantidad de ellos han migrado a distribuciones como Linux Mint que debe en gran parte a su éxito al no éxito de Unity y en otra parte a las críticas que recibió en su día GNOME. La vuelta a GNOME que inicialmente era un escritorio aún inmaduro, ya desde 3.18 añadió multitud funcionales y realizado una gran mejora que puede convencer a alguno de sus antiguos usuarios a regresar a Ubuntu. En las últimas versiones de GNOME se van puliendo detalles de menor importancia que en anteriores versiones pero haciendo cada vez más de GNOME un escritorio muy completo y bien integrado.

Otro de los motivos que se ha comentado es que Shuttleworth quiere que su empresa empiece a cotizar el bolsa y para mejorar su valoración los inversores considerarían en mejor grado deshacerse de los proyectos que no tiene éxito para centrarse en las áreas que sí como el internet de las cosas y la computación en la nube.

Aunque Canonical haya abandonado estos dos proyectos hay que reconocerle su trabajo para intentar innovar y liderar con dos proyectos que hubiesen contribuido a Linux y el software libre al igual que hay que agradecerle a popularizar aún más Linux con Ubuntu. En cualquier caso parece que los proyectos continuarán por parte de la comunidad pero ahora sin el apoyo oficial de Canonical.

Yo apoyo al software libre