Sobre los planes de pensiones, analizando sus ventajas fiscales y rentabilidad

Escrito por picodotdev el , actualizado el .
fuera-de-tema opinion
Enlace permanente Comentarios

En los últimos años un producto financiero que se ha puesto de moda son los denominados planes de pensiones. Dada la nula o escasa rentabilidad de productos más tradicionales como los depósitos a plazo, la incertidumbre de cómo se van a financiar las pensiones en unas décadas con la baja tasa de natalidad o dependiendo de los que gobiernen los futuros pensionistas de la seguridad social pierdan poder adquisitivo, los planes de pensiones puede parecer un producto más atractivo por las ventajas fiscales que poseen ¿realmente son interesantes?.

Llega el final de año y los comerciales de los bancos llaman a sus clientes, cuales comerciales de operadores telefónicos, para ofrecerles un plan de pensiones o para que hagan aportaciones a los mismos. La ventaja fiscal en IRPF que poseen es el principal argumento de venta. Pero como cualquier otro producto financiero hay que analizar sus características de liquidez, comisiones y con números determinar su rentabilidad y compararla con otros productos financieros, además de la situación personal del ahorrador en cuanto a renta disponible, capacidad de ahorro y necesidades económicas futuras próximas.

Antes de nada decir que yo, como a muchas personas a las que se les ofrece este producto, no tengo ningún conocimiento financiero, únicamente lo que me he podido informar en internet, a través de una entidad bancaria y de un gestor personal de una entidad bancaria. Como inexperto en temas fiscales y financieros esta información puede ser inexacta u omitir aspectos importantes.

También hay que decir que los gestores personales que las entidades bancarias asignan a sus clientes son empleados y les paga su sueldo el banco, son como cualesquiera otros comerciales y vendedores profesionales con objetivos de ventas anuales (en este caso productos financieros), pueden informar y asesorar hasta cierto punto pero hay que tener cautela en lo que un gestor personal nos ofrece porque sus intereses pueden no ir en el mayor beneficio de sus clientes ni conocen sus circunstancias completas y el dinero invertido en un producto de riesgo es el del propio cliente. Por mucha confianza que el cliente tenga en su asesor por la relación que tengan durante largos años. Más cautela en un producto a muy largo plazo como es un plan de pensiones.

Santander BBVA Caixabank

Sabadell Bankia Kutxabank

Características de los planes de pensiones

El ya incluir la palabra pensión en el nombre del producto financiero puede inducir a engaño, porque no proporciona una renta vitalicia, para el resto de la vida, al llegar a la edad de jubilación como la pensión de la seguridad social.

Un plan de pensiones es un plan de ahorro con vistas a la edad de jubilación que únicamente tendrá los fondos que su propietario haya aportado durante su vida laboral, una vez llegado a la jubilación o a los 10 años de la apertura del plan de pensiones puede disponer de los fondos en forma de capital (todo a la vez, no es tan recomendable fiscalmente esta opción) o en forma de renta (una cantidad fija mensualmente) como complemento a su propia pensión.

Dado que los fondos del plan de pensiones solo se pueden recuperar una vez llegada la jubilación o a los 10 años de su apertura es un plan de ahorro a muy largo plazo, durante parte de la juventud, madurez y vida laboral de una persona, estamos hablando de entre 15 años a 30 años pero más beneficioso en los años previos a la jubilación desde el punto de vista de rentabilidad fiscal por IRPF.

Dado que los fondos solo se pueden recuperar una vez llegada la jubilación o a los 10 años es un producto menos líquido que otras opciones como los fondos de inversión, todo el dinero aportado queda indisponible a su beneficiario salvo en los supuestos previstos anteriores y otros supuestos de gravedad que nadie quiere a estar para poder ejercerlos como invalidez, incapacidad permanente, parado de larga duración, enfermedad grave o fallecimiento.

La otra parte de los planes de pensiones es que el dinero es gestionado de forma similar a un fondo de inversión. Ls fondos de inversión en plazos largos de tiempo suelen tener rentabilidades positivas aunque todos tienen riesgos, también tener rentabilidades negativas, muchos los tienen algunos años, y por tanto perder dinero si se dispone del dinero en un año malo.

Ventajas fiscales en tributación por IRPF de los planes de pensiones

El principal atractivo con el que se publicitan los planes de pensiones es su ahorro fiscal, salvo por el ahorro fiscal en IRPF un plan de pensiones es un fondo de inversión. Pero cuidado, hay que tener en cuenta que aunque hoy no se tribute por IRPF por el dinero aportado en el año a un plan de pensiones, en el momento de disponer del dinero si se hace.

Con lo que en realidad lo que se hace es aplazar la cotización del IRPF con la ventaja de que en una ocasión por supuesto que habilita a su rescate, se puede disponer de él con una execión del 40% de tributar por IRPF. Salvo por la ventaja fiscal de exención el ahorro fiscal se produce si el tipo impositivo al que tributa ese dinero es menor que en el año en que se aportó al plan de pensiones. Dado que en la edad de jubilación los ingresos por la pensión más la renta del plan de pensiones son menores que los ingresos del salario durante la vida laboral el tipo impositivo por el que se tributa en IRPF es normalmente menor, la diferencia puede ser de entre un 5% y un 10%.

En Bizkaia en el 2019 estos son los tramos y tipos por los que se tributa por IRPF. Con esta tabla el cálculo del IRPF realiza de la siguiente manera: los ingresos de los primeros 16.030,00 tributan al 23%, de 16.030,00 a 32.060,00 al 28%, de 32.060,00 a 48.090,00 al 35% y así hasta llegar a partir de 184.950,00 que tributan al 49%.

Nótese que una persona que ingresa 16K tributa al 23% en ese primer tramo exactamente igual que alguien que ingresa 200K. Solo los que alcanzan los tramos superiores tiene un tipo impositivo mayor para esos tramos, en esto se basa la progresividad de los impuestos en que paguen más los que tienen la suerte de tener mayores ingresos.

Renta (€) Tipo impositivo (%)
0 - 16.030,00 23%
16.030,00 - 32.060,00 28%
32.060,00 - 48.090,00 35%
48.090,00 - 68.690,00 40%
68.690,00 - 95.150,00 45%
95.150,00 - 126.850,00 46%
126.850,00 - 184.950,00 47%
184.950,00 o más 49%

Sabiendo el funcionamiento de tributación por IRPF, aplazando la cotización por IRPF en un momento en que tenemos menos ingresos como una vez jubilados es posible tener un ahorro fiscal. El ahorro puede ser de un 10%, de 5K€ el ahorro en IRPF ser de 500 € o mayor aún si hay periodos en que los ingresos son mucho menores como excedencias o periodos de paro.

Los planes de pensiones se recuperan de dos formas, en forma de renta (una cantidad baja todos los meses que complemente la pensión), o en forma de capital. Si se recupera en forma de capital (todo el fondo en un mismo año fiscal) el tipo impositivo podría ser mayor que no tener plan de pensión ya que los ingresos en ese año podría llegar a los tramos fiscales altos.

Aportar a un plan 5K€ durante los últimos 10 años ya son 50K€ ahorrados y permite recuperar 5K€ anuales para complementar la pensión después de la jubilación durante 10 años. Eso daría un complemento a la pensión hasta los 75 o 77 años. Por otro lado hay un límite de aportación anual de 5K€ que se beneficia del ahorro fiscal de los planes de pensiones, a partir de esa cantidad no hay ventaja fiscal. Si se tiene una capacidad de ahorro mayor que 5K€ es recomendable invertirlos además en un fondo de inversión para compensar la pérdida del valor del dinero por IPC, en 5 años la pérdida de valor por IPC está entre el 2% y 15%.

En cualquier caso estamos hablando de cotizaciones al IRPF de un dinero en una declaración de la renta dentro de 20 o 30 años donde nadie, ni los mayores expertos fiscales, ni el banco, ni el gestor personal saben cuales van a ser los tramos impositivos del IRPF, ni los tipos impositivos ya que durante estos periodos de tiempo tan largos muy posiblemente sean cambiados por el gobierno de turno y las circunstancias económicas.

Rentabilidad del fondo de inversión asociado a los planes de pensiones

El capital aportado al plan de pensiones es gestionado como un fondo de inversión. Los fondos de inversión son productos con riesgo, unos fondos tiene más riesgo que otros, también hay planes de pensiones con más riesgo que otros dependiendo del riesgo del fondo de inversión asociado. Aún con el fondo de menos riesgo se puede llegar a tener una rentabilidad negativa y por tanto perder dinero. El fondo de inversión asociado al plan de pensión no es fijo y se puede cambiar de uno más agresivo con la esperanza de obtener mayor rentabilidad a uno más conservador para tener menos riesgo cuando queda poco para la jubilación.

Analizando algunos planes de pensiones conservadores en sus rentabilidades a 10 años quedan en 0,43%, 2,69%, 1,95% y 2,41% invirtiendo en renta fija a corto plazo, en renta fija, 15% en renta variable y 30% en renta variable respectivamente, rentabilidades donde ya está descontada la comisión de gestión. Los fondos no conservadores (los del 15% y 30% en variable) tienen más riesgo, pero hay que tener en cuenta que como los propios bancos indican en sus pasquines Rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras. Algunos fondos con riesgo tienen años con rentabilidades del 5% pero también años de pérdidas del -4,4% y como resultado a 10 años su rentabilidad ser del 1,95%, para no perder dinero desinvirtiendo de los fondos en el momento de tener perdidas es necesario mantener el periodo de tiempo previsto para obtener rentabilidades positivas, para ello es necesario no necesitar ese dinero y mantener la posición en momentos de bajada.

Inversión inmobiliaria

En España es costumbre «invertir» en bienes inmobiliarios, como una segunda vivienda con vistas a alquilarla para obtener rentabilidad. Sin embargo, este tipo de inversión también tiene sus riesgos e inconvenientes, entre ellos que el precio de la vivienda baje, en décadas anteriores siempre se ha revalorizado pero esto puede cambiar en el futuro por demografía y natalidad. Por otro lado es una inversión muy ilíquida ya que puede no ser fácil deshacerse de ella. Tiene gastos como reparaciones, IBI, comunidad, seguro, reformas y si es adquirida para alquilar incertidumbre de si el inquilino la va a tratar bien.

Con el conjunto de gastos de un bien inmobiliario por alquiler su rentabilidad puede quedar cerca de la de un fondo de inversión con la ventaja este último de ser mucho más líquido y más sencillo de gestionar.

Conclusión

Los planes de pensiones son más beneficiosos para gente que tenga rentas altas (a partir de 50K-60K) y tribute en los tramos altos del IRPF, tenga capacidad de ahorro y no tenga deudas como crédito e hipoteca. En primera instancia el dinero está mejor empleado a saldar una deuda por crédito o hipoteca, olvidándose de plan de pensiones.

Salvo en la última década antes de la jubilación, no ya sólo por su rentabilidad sino por su liquidez, comisiones y distinta tributación, directamente un fondo de inversión es mejor opción si se está dispuesto a asumir sus riesgos.

Para ahorrar una parte fundamental es tener un buen sueldo, que sea suficiente para los gastos corrientes y que permita capacidad de ahorro, esto es de mayor rentabilidad que un plan de pensiones o fondo de inversión. Otras cosas que ayudan es si el coche no es un medio de transporte imprescindible para trabajar es uno de los primeros gastos (compra coche, seguro, gasolina, reparaciones e ITV) que uno puede pensar en quitar usando transporte público como alternativa.

Comparte el artículo: