Sobre el comercio electrónico, El Corte Inglés y Amazon

Escrito por picodotdev el , actualizado el .
opinion
Comentarios

Internet es la revolución de finales del sigo XX e inicio del siglo XXI equivalente a la revolución industrial de los siglos anteriores. Está transformando la sociedad y cambiando aquellos sectores en los que se adentra.

Amazon
El Corte Inglés

Inicialmente la world wide web permitía acceder y compartir información de forma instantánea a nivel planetario. Uno de los primeros sectores cambiados por internet fue el de la música que junto con el formato de archivo mp3 permitió compartir entre los usuarios toda su colección de música. Al igual que la sustitución del correo tradicional por carta por el correo electrónico y la digitalización de documentos con el consiguiente ahorro en papel.

En un primer momento en que la industria no ofrecía y se mostraba contraria a lo que los usuarios obtenían por otras vías estos optaron por acceder a la música a través de programas de compartición de archivos vía eMule o BitTorrent, a día de hoy ya se ofrecen plataformas en internet para acceder a la música sin necesidad de violar los derechos de autor. Aún con las campañas de cierre de web dedicadas a contener archivos para acceder a contenidos mediante torrent y más posibilidades de acceder a contenidos sin violar los derechos de autor siempre existirá un nivel de de lo denominado como piratería. Spotify, Apple Music o Amazon Music son algunas de las plataformas que permiten adquirir canciones individuales o álbumes completos a precios similares a lo que antes de distribuía mediante disco físicos.

El sector cinematográfico de películas también al igual que la música ha sido uno de los sectores afectados. La posibilidad de acceder a los contenidos de forma rápida y cómoda mediante internet, hasta no hace mucho no había muchas posibilidades de acceder a los contenidos excluyendo los formatos tradiciones como CD o DVD y los usuarios optaban por la descarga de contenidos sin respetar los derechos de autor. A día de hoy el sector ha cambiado y ha surgido empresas que ofrecen películas vía streaming como Netflix, HBO o Amazon Video. El mismo caso es el de los libros electrónicos que ofrecen una experiencia de lectura muy similar a un libro físico con dispositvos como el Amazon Kindle o alguno de los Kobo, con la ventaja de ser dispositivos ligeros independientemente del tamaño del libro o libros que almacene o luz incorporada para lectura en condiciones de baja luminosidad y alguna desventaja como no ser tan fácil hojear el libro.

El comercio electrónico y la compra de bienes por internet también es ya una realidad siendo Amazon, eBay, AliExpress o Gearbest varias de las más grandes y conocidas donde se pueden adquirir artículos que en algunos casos es difícil o no se puede encontrar en la ciudad de residencia. Personalmente gran parte de las compras ya las estoy haciendo en Amazon por la comodidad de compra desde casa y recogida en un oficina de Correos, un gran catálogo de productos y precios similares o mejores a tiendas físicas. Salvo ropa por la dificultad de acertar con la talla adecuada el resto de productos ya los estoy comprando por internet. Y no tienen por que ser productos tecnológicos: unos estores, soporte para estores, bombillas LED, sartenes, ganchos para colgar, pilas recargables y cargador, bandejas para comedor y una caja de herramientas, toallas, tierra para plantas, set de cuchillos, material de oficina como bolígrafos, lápices, mantel y delantal, funda de sofá, collar de tubería, secador de pelo, cortapelos, … Más de mil euros gastados en Amazon aparte de otras cosas más tecnológicas como el Kindle, un disco SSD y más que compraré en un futuro. Y en el caso de ropa para algunas cosas me lo estoy planteando como en el caso del calzado.

Los pequeños comercios locales difícilmente pueden competir con estos gigantes e incluso peces gordos como El Corte Inglés se están viendo afectados. Aún ganan en el asesoramiento que uno puede obtener de los dependientes si uno tiene suerte de encontrase uno amable y de poder ver o probar físicamente el producto antes de comprarlo o llevárselo con inmediatez pero en cuanto a catálogo y precio difícilmente.

Portada The New Yorker

Una de las dificultades de comprar por internet es la incertidumbre de saber como es el producto sin verlo físicamente, esto dificulta la compra. Para eliminar parte de esa incertidumbre están las descripciones detallatdas del producto junto con fotos pero Amazon también tiene algo tan simple como los comentarios que añaden los usuarios que han comprado con anterioridad ese producto. Aunque haya un comentario negativo esto también es bueno ya que permite a un usuario conocer sus defectos, esto es mejor que que un usuario compre un producto y no le guste, normalmente la mayoría de los comentarios son positivos. Por otro lado Amazon incentiva que los usuarios hagan comentarios envíando un correo electrónicos pasados unos días después de haber recibido el producto para que cuenten sus impresiones.

En el ámbito del comercio electrónico muchas compras se basan en opiniones y recomendaciones de otras personas, ya sean en forma de comentarios o de vídeos en YouTube de desempaquetados y análisis de productos.

Otra cosas buena de Amazon es la lista de deseos, por un lado permite a los usuarios guardar productos en una lista sin tener que buscarlos con posterioridad y por otro lado permitirá a Amazon hacer análisis así como ofrecer a esos usuarios productos relacionados. En su página de inicio Amazon muestra listas de productos que has visto, relacionados, que te pueden interesar, … para que al cabo de un tiempo hagas la compra.

Amazon tiene un gran catálogo de productos y para cubrir esa parte que no tiene permite a vendedores incluir sus propios productos. Amazon es algo más que una tienda, es un marketplace que permite a numerosos vendedores incluir sus productos y aprovecharse incluso de sus centros logísticos, aunque estos no siempre tiene mejores precios que en tiendas físicas.

En mi blog de vez en cuando incluyo enlaces de afiliado, para productos hasta el momento solo de Amazon y con ellos le he generado una facturación de calculo unos 2500€ y he recibido una comisión de unos 125€, y eso en mi «pequeño» blog con únicamente 35K visitas mensuales, otros tendrá cientos de miles. Cuando he intentado hacerme afiliado de El Corte Inglés no lo he conseguido por lo que no estoy incluyendo enlaces a sus productos. Con los comentarios, afiliados, listas de deseos, marketplace entiendo por que Amazon es un problema para El Corte Inglés, y es que lo está haciendo mejor. El Corte Inglés no tiene mala página web pero creo que le faltan varios puntos de los anteriores para adaptarla mejor a la forma de vender en internet.

Aparte de la ropa otro área que por el momento no he hecho compras es el de la alimentación, para productos que sean rápidamente perecederos quizá no pero para productos con varios meses de conservación uno ya puede plantearse hacer la compra en Amazon. Supermercados y tiendas de aliemtación pueden ser los siguientes en verse afectados por la llegada del comercio electrónico si no se adaptan. En un futuro el sector bancario también puede ser absorbido. Y en parte medios de pago como PayPal ya lo es pero cuando haya uno que ofrezca cuentas corrientes, depósitos y tarjetas de crédito el sector bancario tradicional será también al mismo tiempo una empresa de banca una empresa con gran dependencia tecnológica.

En cuanto al sector energético hay empresas comercializadoras como Holaluz que no tiene oficinas y en la que todos los trámites se pueden hacer mediante internet, correo electrónico o incluso twitter. De hecho hace algún tiempo me cambié a HolaLuz. El transporte también está siendo afectado con la posibilidad de solicitar un taxi o vehículo con conductor mediante una aplicación en el móvil.

Otro aspecto del comercio electrónico es que no está sujeto a tener grandes centros comerciales distribuidos por toda la geografía u horarios de apertura. También las multinacionales como Amazon utiliza ingeniería fiscal todo lo legal que la ley diga pero deshonesta para evadir impuestos debido a una falta de regulación o una regulación no adaptada a la nueva realidad económica con internet lo que provoca que muchos comercios que si pagan impuestos compitan aún más con desventaja. En parte también crean unas condiciones laborales en algunos casos muy pobres como la de los repartidores en bicicleta o no trasladándose los beneficios que obtienen esas empresas a los trabajadores con como los empleados de Amazon en los centros de distribución. Esperemos que los políticos en los gobiernos promulguen leyes que que revieran esta situación y regulen esta nueva economía adecuadamente para repartir la riqueza o que los trabajadores se asocien no solo a nivel nacional sino incluso multinacional por el carácter multinacional de las empresas si hace falta para ir a una huelga global.

En definitiva internet ha cambiado los canales de distribución y comercio, las empresas que se adapten seguirán compitiendo en mejores condiciones que las que no. Las empresas grandes deben considerar a la tecnología parte importante de su empresa, deben tener un departamento de tecnología con ingenieros informáticos y en mi opinión no considerarlo una parte externalizable de su negocio por la importancia que tiene, tan importante como cualquier otro departamento destinado a ofrecer su servicio. Por la inercia de los hábitos de consumo habrá gente que siga comprando en tiendas físicas pero cada vez más la tendencia será el comercio electrónico.

El comercio electrónico destruirá muchos empleos al mismo tiempo que creará otros tantos o más. Nada que no haya pasado con otros avances de la ciencia y la tecnología con anterioridad. Habrá menos carteros pero habrá más repartidores de paquetes.

Mineros que extraen carbón cada vez serán menos, personas que podrían trabajar en energías renovables solar fotovoltaica o térmica, eólica o marítima podría ser mucha más. No será porque España no tenga sol, costa o viento solo hace falta voluntad política que cree en el sector una legislación estable con condiciones adecuadas para la inversión y el desarrollo, todo lo contrario de tratar de poner impuestos al sol que perpetúen el oligopolio de unas pocas eléctricas y lastre el desarrollo. El mismo potencial tiene el sector tecnológico.